Meditaciones

Meditaciones (567)

“No se engañen ustedes: nadie puede burlarse de Dios. Lo que se siembra, se cosecha” (Gálatas 6:7).

Luego de una violenta pelea, un joven decidió vengarse de su vecino. Una noche entró “en el sembrado del vecino y esparció en él una gran cantidad de semillas de una temible cizaña; una variedad que crece y se extiende rápidamente y que, una vez arraigada, exige mucho trabajo extirparla”. Luego de concluir su funesta labor, el muchacho se sintió muy satisfecho con lo que había hecho.

Por esas cosas de la vida, el joven se enamoró de la hija de su vecino. Logró hacerse novio de la joven y, al cabo de un tiempo, le propuso matrimonio. Como regalo de boda el papá de la novia “le obsequió al muchacho nada menos que ese mismo campo que él había estropeado con la cizaña”. ¡Ya te puedes imaginar la sorpresa que esto representó para el recién casado! No tenía más alternativa que aceptar el terreno y trabajar arduamente a fin de poder restaurar lo que él había dañado. Al verse frustrado por sus acciones, no pudo más que decirse “a sí mismo con dolor: ‘Estoy cosechando lo que sembré’ ” (Enrique Chaij y Francesc X. Gelabert, Aprenda a pensar en positivo, pp. 79, 80).

¡Cuánta razón tuvo este muchacho! Y yo me pregunto: ¿Qué has estado sembrando en el terreno de tu corazón? ¿Cuáles son los hábitos que has estado cultivando? Sin importar cuál sea tu respuesta a estos interrogantes, debes saber que lo que estés haciendo con tu vida ahora producirá resultados que impactarán tanto tu presente como tu futuro.

Hace dos mil años el apóstol Pablo escribió en la Carta a los Gálatas: “Lo que se siembra, se cosecha. El que siembra en los malos deseos, de sus malos deseos recogerá una cosecha de muerte. El que siembra en el Espíritu, del Espíritu recogerá una cosecha de vida eterna. Así que no debemos cansarnos de hacer el bien; porque si no nos desanimamos, a su debido tiempo cosecharemos” (Gálatas 6:7-9).

Si el joven de nuestro relato hubiera seguido el consejo de Pablo, habría recibido como dote nupcial un terreno fructífero. Pero su egoísmo lo arruinó. Reflexiona en lo que has sembrado en tu vida a lo largo de este año y responde esta pregunta: ¿Qué tipo de cosecha obtendrás? (I) 

#SiembraelBien
#NoSeasVengativo
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

“Yo soy el que por amor a mí mismo borra tus transgresiones y no se acuerda más de tus pecados” (Isaías 43:25, NBD).

Estamos llegando al final del año, cuando recordamos los sucesos más impon tantes del 2016 y hacemos preparativos para el 2017. ¿Puedes recordar todo lo que te ha pasado, los lugares que has visitado y la gente nueva que has conocido? Hay personas que tienen esa habilidad, que se conoce como hipertimesia. Las personas con hipertimesia poseen una memoria autobiográfica tan grande, que les permite recordar cada día de sus vidas, en qué día de la semana cayó una fecha específica, con qué personas interactuaron, cómo estaba el clima y muchos otros detalles que para la mayoría de nosotros serían triviales.

Así es Jill Price, el primer caso documentado y estudiado de hipertimesia. Ella misma declara que “desde el cinco de febrero de 1980 lo recuerdo todo. Ese día fue un martes”. En septiembre de 2012 Jill concedió una entrevista donde habló sobre cuán difícil ha sido su vida al no poder olvidar nada. Yo mismo, cuando leí sobre Jill, quise tener esa capacidad. Si tú también quisieras tener hipertimesia primero reflexiona en esto: ¿Imaginas lo difícil que sería deshacerte de un recuerdo doloroso o de un momento traumático? ¡Si no puedes olvidar tampoco puedes perdonar!

Estoy seguro de que al finalizar este año deseas pasar página y dejar atrás los errores que has cometido. Sé que quisieras borrar algunos días del calendario, y vivir como si nunca hubiesen sucedido. Si ese es tu caso te tengo una buena noticia: Dios no sufre de hipertimesia, ¡él sí olvida! En Miqueas 7:19 Dios promete arrojar al fondo del mar todos nuestros pecados y en Isaías 43:25 asegura que no se acuerda más de tus pecados. ¡Qué hermosa promesa! Todos los errores que cometimos en este año, todas esas palabras que no debimos decir, ya Dios las arrojó al fondo del mar, no se acuerda de ellas.

A esta altura del año no importa lo que hayas hecho, la misericordia de Dios siempre será mayor que tu pecado. Ahora Dios te abre una nueva puerta, te está ofreciendo la oportunidad de iniciar un año nuevo y, por qué no, una vida nueva en Cristo Jesús. Después de todo, ya Dios olvidó tus errores pasados. (I) 

#DiosOlvida
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos” (Salmo 19:1, NVI).

“Führer, un nuevo enemigo le ha declarado la guerra”. “¿Quién es?”, preguntó Hitler. “Es Trujillo, el presidente de la República Dominicana”. Se dice que Hitler pidió un mapa, y tras una larga búsqueda encontró un pedaci- to de tierra en medio del Mar Caribe. Tomó un lapicero y borró del mapa ese pequeño punto.

Los astrónomos dicen que este gran planeta, desde lejos parece una burbuja azul que flota en el universo. ¿Y qué somos nosotros en medio de ese espacio sideral? Para que tengas una idea haz lo siguiente: toma la cabeza de un alfiler y ponía al lado de una pelota de baloncesto. ¡Eso es la tierra frente al Sol!

El Sol nada más es uno de los cien millones de estrellas que forman parte de nuestra Vía Láctea. Según Ariel A. Roth, “las cuatro estrellas del trapecio de la constelación de Orión tienen diez veces la masa (cantidad de materia) del Sol y fulguran con un resplandor miles de veces mayor que él”. Y luego agrega que “a nuestro Sol le llevaría aproximadamente 250 millones de años dar una vuelta completa en torno a nuestra galaxia” (La ciencia descubre a Dios, pp. 47, 48). Así que el Sol es apenas un punto de nuestra Vía Láctea.

Pero no vayas a creer que la Vía Láctea es lo más grande del universo. De acuerdo con lo que hasta ahora los científicos han podido conocer, nuestra galaxia es una de las más de cien mil millones que hay en ese pedacito del universo que ha sido explorado por nuestros telescopios.

Ahora podrás entender por qué el Salmista, al contemplar la grandeza del espacio, se emocionaba y decía: “Cuando veo el cielo que tú mismo hiciste, y la luna y las estrellas que pusiste en él, pienso: ¿Qué es el hombre? ¿Qué es el ser humano? ¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por él?” (Salmo 8:3, 4).

Sí, el Dios que administra los miles y miles de millones de estrellas, ¡también se ocupa de ti! Aunque eres un punto pequeñito en medio de la infinidad del universo, el Señor está pendiente de ti, te conoce por nombre, está al tanto de tus alegrías y tristezas. Aunque eres muy pequeño puedes contar con la atención personalizada de un Dios grande. (I)

#DiosNosCuida
#SomosValiosos
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

“Todo el mundo sabe que ustedes obedecen a Dios” (Romanos 16:19, TLA).


Impresionado por la obediencia de los monjes de un monasterio que se hallaba dentro de sus dominios, un rey decidió unirse a ellos. Se acercó al encargado del recinto y le preguntó:

-¿Podría quedarme aquí y llevar una vida contemplativa como lo hacen ustedes?

– Su Majestad, ¿es consciente de lo que significa hacer un voto de obediencia? -Sí -contestó el rey-, y estoy decidido a ser obediente.

-Muy bien, su Majestad, en ese caso usted solo tiene que hacer una cosa: vuelva a su palacio y desde allí sirva con fidelidad a su pueblo y obedezca a Dios.

El rey captó la lección y desde entonces se convirtió en un mejor monarca.

Dios no precisa de una obediencia limitada a cuatro paredes. El respeto a los mandamientos del Señor no se muestra encerrándonos a orar todo el día en una habitación. Jesús espera una obediencia dinámica, activa, que se haga evidente no solo en la iglesia, sino en nuestro puesto del deber. Hemos de ser obedientes en el trabajo, en la casa, en la escuela, en la universidad… Allí donde día a día cumplimos con nuestras responsabilidades diarias.

¿Te acuerdas de Saúl, el primer rey de Israel? Era el típico creyente que supone que una apariencia de religiosidad es suficiente. Así que un día, Dios le envió este mensaje: “Más le agrada al Señor que se le obedezca, y no que se le ofrezcan sacrificios y holocaustos; vale más obedecerlo y prestarle atención que ofrecerle sacrificios y grasa de carneros” (1 Samuel 15:22).

La obediencia genuina es lo que Dios espera de cada uno de nosotros. Pero no ha de ser una obediencia solo de apariencia, como la de Saúl. Ha de ser una obediencia que cale en lo más profundo de nuestro corazón, de tal manera que podamos derribar “argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:5, RV95). ¡El Señor espera que seamos obedientes hasta con el pensamiento!

Sin embargo, aunque Jesús anhela que seamos obedientes en nuestro diario vivir, ha de quedar bien claro que nuestra salvación no depende de nuestra obediencia. La vida eterna la tenemos garantizada por la obediencia de uno (Romanos 5:19). ¿Sabes quién es ese “uno”? ¡Jesús! (I) 

#SerObedientes
#Valores
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

“Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor” (Josué 24:15).

Orfa y Rut se hallaban en la misma situación: ambas eran moabitas, ambas se habían casado con hombres israelitas, ambas habían enviudado y ambas eran nueras de Noemí. Sin embargo, su final fue completamente distinto. Orfa ha quedado varada en las aguas del olvido. No sabemos qué ocurrió con su vida. ¿Se volvió a casar? ¿Tuvo hijos? ¿Dónde murió? De un momento a otro su nombre se esfumó de la pluma del escritor bíblico.

En cambio de Rut sabemos que se fue a vivir a Belén con su suegra; que se casó con Booz; que tuvo un hijo al que llamó Obed. Obed fue el padre de Isaí, que a su vez fue el padre de David. De manera que Rut llegó a ser la bisabuela del rey David. Es más, es una de las dos mujeres cuyos nombres sirven de título a dos libros bíblicos: Rut y Ester. Pero lo más grandioso es que Rut es mencionada en la genealogía del mismo Cristo (Mateo 1:5).

¿Qué hizo tan distintas la vida de estas dos jóvenes? ¿Por qué el futuro de Rut fue tan diferente al de Orfa? Todo radicó en una decisión. Cuando murieron sus hijos, Noemí les dijo a Orfa y a Rut: “Vuelvan a sus casas”. Pero ellas le dijeron: “¡No! ¡Nosotras volveremos contigo a tu país!” Noemí insistió: “Váyanse, hijas mías […]. Anden, vuelvan a su casa. […] Ellas se pusieron a llorar nuevamente. Por fin, Orfa se despidió de su suegra con un beso”. Como Rut insistía en quedarse con ella, Noemí le dijo: “Mira, tu concuñada se vuelve a su país y a sus dioses. Vete tú con ella. Pero Rut le contestó: ‘¡No me pidas que te deje y que me separe de ti! Iré a donde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios’ ” (Rut 1:13-16).

Orfa se fue a sus dioses. Rut aceptó al verdadero Dios. Esa fue la decisión que definió el rumbo y el futuro de sus respectivas vidas. ¿Qué harás tú? ¿Quién será tu Dios? Rut es un noble ejemplo de lo que sucede cuando una persona decide que el verdadero Dios será su Dios. Imitémosla. Tomemos la mejor decisión. Hagamos de Jesús el dueño de nuestra vida. (I) 

#SigueaCristo
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

“Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor” (Josué 24:15).

Orfa y Rut se hallaban en la misma situación: ambas eran moabitas, ambas se habían casado con hombres israelitas, ambas habían enviudado y ambas eran nueras de Noemí. Sin embargo, su final fue completamente distinto. Orfa ha quedado varada en las aguas del olvido. No sabemos qué ocurrió con su vida. ¿Se volvió a casar? ¿Tuvo hijos? ¿Dónde murió? De un momento a otro su nombre se esfumó de la pluma del escritor bíblico.

En cambio de Rut sabemos que se fue a vivir a Belén con su suegra; que se casó con Booz; que tuvo un hijo al que llamó Obed. Obed fue el padre de Isaí, que a su vez fue el padre de David. De manera que Rut llegó a ser la bisabuela del rey David. Es más, es una de las dos mujeres cuyos nombres sirven de título a dos libros bíblicos: Rut y Ester. Pero lo más grandioso es que Rut es mencionada en la genealogía del mismo Cristo (Mateo 1:5).

¿Qué hizo tan distintas la vida de estas dos jóvenes? ¿Por qué el futuro de Rut fue tan diferente al de Orfa? Todo radicó en una decisión. Cuando murieron sus hijos, Noemí les dijo a Orfa y a Rut: “Vuelvan a sus casas”. Pero ellas le dijeron: “¡No! ¡Nosotras volveremos contigo a tu país!” Noemí insistió: “Váyanse, hijas mías […]. Anden, vuelvan a su casa. […] Ellas se pusieron a llorar nuevamente. Por fin, Orfa se despidió de su suegra con un beso”. Como Rut insistía en quedarse con ella, Noemí le dijo: “Mira, tu concuñada se vuelve a su país y a sus dioses. Vete tú con ella. Pero Rut le contestó: ‘¡No me pidas que te deje y que me separe de ti! Iré a donde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios’ ” (Rut 1:13-16).

Orfa se fue a sus dioses. Rut aceptó al verdadero Dios. Esa fue la decisión que definió el rumbo y el futuro de sus respectivas vidas. ¿Qué harás tú? ¿Quién será tu Dios? Rut es un noble ejemplo de lo que sucede cuando una persona decide que el verdadero Dios será su Dios. Imitémosla. Tomemos la mejor decisión. Hagamos de Jesús el dueño de nuestra vida.

#SigueaCristo
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Comment

“Los que se preparan para competir en un deporte, evitan todo lo que pueda hacerles daño” (1 Corintios 9:25).

Un periodista le preguntó a la estrella del Real Madrid, Cristiano Ronaldo (CR7), cuál era la clave de su éxito. Según CR7, radica en la dedicación y el trabajo. Luego agregó: “Para tener éxito debemos tener reglas y disciplina. Si no hay compromiso y dedicación, por mucho talento que tengas no podrás ganar”.

¿De verdad lleva Ronaldo una vida dedicada a la disciplina y al trabajo? He aquí algunos datos que leí en un artículo relacionado con el tema:

• Ronaldo es el primero que llega a los entrenamientos y el último que se va. Fabio Coentrao asegura que “hoy Cristiano sigue trabajando igual que el primer día”.

• Ronaldo descansa religiosamente diez horas diarias. “Sus salidas a fiestas son un mito. No se le ve en locales nocturnos de la ciudad, ni siquiera en fiestas dentro de casa”.

• Ronaldo lleva un régimen alimentario muy estricto. “Come habitualmente pescado, verduras, arroz, frutas y zumos naturales”.

Como puedes ver, no es resultado de la casualidad que CR7 esté posicionado como el mejor jugador del mundo. La disciplina y el trabajo le han producido buenos dividendos.

¿Y qué tiene que ver eso contigo y conmigo? Fíjate en lo que dice Pablo:

“Ustedes saben que en una carrera todos corren, pero solamente uno recibe el premio. Pues bien, corran ustedes de tal modo que reciban el premio. Los que se preparan para competir en un deporte, evitan todo lo que pueda hacerles daño. Y esto lo hacen por alcanzar como premio una corona que en seguida se marchita; en cambio, nosotros luchamos por recibir un premio que no se marchita” (1 Corintios 9:24-25).

En este pasaje Pablo alude a los Juegos ístmicos, que se celebraban cada dos años en la ciudad de Corinto. Si CR7 se ha esforzado por vivir de tal manera que pueda conseguir la grandeza terrenal, ¿qué en cuanto a nosotros, que procuramos el premio celestial? A propósito de esto, se nos dice lo siguiente: “Debemos usar cada nervio espiritual y cada músculo espiritual en la competencia por la corona de la vida. Nadie que haga lo mejor que pueda, fracasará en este certamen” (Elena de White, Manuscrito 74, 1903). ¿Estás haciendo lo mejor? (I) 

#esfuérzate
#elCieloeslaMeta
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

“Yo no busco la aprobación de los hombres, sino la aprobación de Dios. No busco quedar bien con los hombres. ¡Si yo quisiera quedar bien con los hombres, ya no sería un siervo de Cristo!” (Gálatas 1:10).

Se dice que cuando Verdi concluyó su primer concierto, la gente le ofreció una gran ovación. Aplaudían y aplaudían, pero Verdi no mostraba ninguna expresión de júbilo ante la algarabía del público. Sin embargo, de repente, comenzó a sonreír y a disfrutar de los aplausos. ¿Qué le hizo cambiar de actitud? Verdi sabía que su labor no estaría completa hasta que tuviera la aprobación de su maestro. Y cuando su maestro le sonrió y le aplaudió, Verdi comprendió que todo había salido bien. El estaba esperando la aprobación de su maestro.

¿Quién es el maestro de tu vida? ¿De quién esperas la suprema aprobación? Vivimos en una época donde es común el intercambio de adulaciones. Yo te adulo a ti y tú me adulas a mí. ¿Soy yo el maestro de tu vida? ¿Eres tú el maestro de la mía? El único que puede ayudarnos a vivir sabiamente la vida es el único que ha podido vivirla así: Jesús. Por tanto, él debe ser el Maestro de la vida de cada uno de nosotros. Y por ello, todo lo que hagamos durante nuestra existencia en la tierra ha de tener como meta suprema conseguir una sonrisa de los labios del Maestro de los maestros.

En su Carta a los Corintios Pablo declaró: “Porque el hombre digno de aprobación no es el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien el Señor alaba” (2 Corintios 10:18). ¿Te fijaste en quién es digno de aprobación? “Aquel a quien el Señor alaba”. Esa es una declaración maravillosa. Un día nuestro Salvador, el Rey de reyes y Señor de señores, se levantará delante de todo el universo para alabarte a ti, para reconocer delante de todos que lo hiciste bien, que aprovechaste tu vida, que has sido un excelente alumno. ¿Te puedes imaginar el gozo de ese momento?

El barco de tu vida no tiene que acomodar sus velas a los supuestos del mundo. No confíes en el falso amor que brinda la aprobación humana. Haz que tu vida se centre en obtener la aprobación divina. Vive de tal manera que tus acciones hagan sonreír al Maestro. (I) 

#ViveParaCristo
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

“Dios nos escogió en Cristo desde antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos y sin defecto en su presencia” (Efesios 1:4).

El pasaje con el cual inicia la reflexión de hoy es uno de los textos más motiva- dores y desafiantes de la Palabra de Dios. Pablo dice que “Dios nos escogió”. ¿Has pensando en lo maravillosa que es esa declaración? Si Dios te escogió es porque considera que eres una persona sumamente valiosa, y porque tú podrías llegar a ser un medio de bendición para todos los que te rodean. Dios te escogió porque en ti hay facultades latentes que precisan ser desarrolladas. Dios te escogió para que seas una persona “sin defecto”, “sin mancha” (NVI). ¿Qué significa ser “sin defecto”?

Te lo explicaré usando un ejemplo bíblico. Lucas 1:6 dice que el sacerdote Zacarías era “intachable”. Un día le tocó celebrar el rito de la oración en el altar del incienso que se encontraba en el Lugar Santo del Santuario. Mientras Zacarías se hallaba dentro del Templo, un ángel del Señor se le apareció y le anunció que sería el padre de Juan el Bautista. Lo que llama la atención es que, a pesar de que Zacarías era una persona “sin defecto”, no creyó lo que el ángel le dijo. Incluso, como castigo por su incredulidad, Zacarías quedó mudo durante un tiempo. Es decir, cuando Dios dice que nos escogió para que seamos “sin defecto” no está diciendo que no cometeremos errores. Podemos ser “intachables” y, al mismo tiempo, quedar manchados por la incredulidad, como le sucedió a Zacarías.

Si ser “sin defecto” no implica que ya no pecamos, ¿qué significa entonces ser “sin defecto”? En nuestro pasaje Pablo usó la palabra griega amonas. En aquellos tiempos cualquier animal que había sido destinado a ser ofrecido en sacrificio en el Templo tenía que ser amonos; es decir, no tener defectos. ¿Por qué? Porque sería dedicado por completo a Dios. Por eso Pedro dice que el sacrificio de Cristo fue amonos, “sin defecto” (1 Pedro 1:19).

Eres escogido por Dios para que tu vida sea dedicada totalmente, como un sacrificio, a tu Salvador. En realidad, actúas como una persona “sin defecto” cuando te empeñas en ofrecerle a Dios lo mejor a ti. Aunque eres imperfecto, Dios te ha escogido para que hagas una entrega perfecta, completa, de tu vida a Jesús. (I) 

#SinDefecto
#PerfectamenteImperfecto
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

“Debemos agradar a nuestro prójimo y hacer las cosas para su bien y para la edificaciónmutua” (Romanos 15:2).

Hasta dónde piensas llegar en la vida? ¿No te parece que esta es una cuestión que vale la pena saber responder? Tras haber reflexionado mucho sobre ello, George Washington Carver nos legó algunas pautas de las cuales depende en gran medida la respuesta a nuestra pregunta. Supongo que has oído hablar de Carver, ¿verdad? Creo que mejor te cuento un par de cosas sobre la vida de ese gran personaje.

George era un esclavo que vivía en la casa de Moses Carver. Como esclavo le tocaba estar gran parte del tiempo trabajando en los campos, donde meditaba sobre cuál sería el plan que Dios tenía para él. Carverse propuso ser más que un recolector de algodón y comenzó a asistir a la escuela. Mientras estudiaba trabajó como cocinero, sirviente, sastre… Tras años de esfuerzo y dedicación completó sus estudios en el lowa State College. Luego de su graduación, Carver comenzó a trabajar en el Instituto Tuskegee, donde se destacó por sus habilidades en la agricultura y en la química. Sus inventos fueron tantos que en 1941 la revista Time se refirió a él como el “Leonardo negro”. Solo en relación con el maní se le atribuyen más de cien descubrimientos. Tan grande fue su fama que se convirtió en el primer estadounidense al que se le construyó un monumento nacional sin haber sido presidente de la nación. ¡George Washington Carverllegó muy lejos!

Retomemos la pregunta del inicio leyendo la siguiente declaración de Carver: “Hasta dónde llegarás en la vida depende de que 1) seas amable con los niños, 2) paciente con los ancianos, 3) comprensivo con los que sufren, 4) tolerante con el débil y con el fuerte, porque en algún momento de tu vida habrás sido todo eso”.

¿Hasta dónde quieres llegar en la vida? Un hombre que alcanzó las posiciones más encumbradas de este mundo te ha dado la receta: sé generoso y compasivo con los demás. En el epitafio de la tumba de Carverse encuentra la siguiente inscripción: “Pudo haber agregado fortuna a su fama, pero como no le interesaba ni la una ni la otra, encontró la felicidad y el honor siendo útil al mundo”. Si sigues el secreto de Carver, seguro llegarás tan lejos como lo hizo él. (I) 

#SéCompasivo
#valores
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Tomado de: Lecturas Devocionales para Jóvenes 2016

Biblia

Comment

Página 8 de 44

 

 

 

 

.....................................................................................................

.

_________________________________________________________

logop.fw

Teléfono: 052-780-787

mail: info@aldia.com.ec

Celular: 0997151726

whatsapp: 0997151726

Dirección: Quevedo vía Valencia a una cuadra del Banco Pichincha de San Camilo

Babahoyo C.C Bahía Calderón Av. 6 de Octubre.

Boletín de Noticias

Registrese y reciba las ultimas noticias en su correo