Por: Ricardo Muñiz Sánchez

Los proyectos de Ley de Herencias y de Plusvalía, ambos con medidas impositivas que buscaban el tratamiento de la Asamblea Nacional, prácticamente generó descontento en la sociedad ecuatoriana. Las marchas y movilizaciones fueron la comidilla diaria en las principales ciudades del país.

El Gobierno Nacional retiró temporalmente los proyectos de ley –aunque dicho procedimiento no consta en la Constitución- e inmediatamente se convocó a los ecuatorianos a un proceso de diálogo denominado por la justicia y la equidad social. El proceso está en marcha, pero con cierto escepticismo de los convocados y convocantes.

En el caso de Los Ríos, no se aprecia en el horizonte, algún planteamiento en firme sobre este particular, aunque hay iniciativas en otras jurisdicciones como el caso de PICHINCHA DIALOGA, que con una metodología participativa, democrática, abierta y sin exclusiones, iniciaron los conversatorios para luego entregar el mandato ciudadano a los diversos actores competenciales del Estado, e inclusive, incorporan un sistema de seguimiento a los acuerdos. Al parecer, una actividad muy significativa, dada sus intenciones y la legitimidad ciudadana e institucional que se procura. La Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), ha comprometido su participación en procesos de esta naturaleza.

Sin embargo, las buenas intenciones del diálogo, confluyen alrededor de los contrastes cuando se producen o preparan movilizaciones locales y provinciales, o cuando las partes radicalizan sus planteamientos. Allí la incertidumbre crece, los tiempos de los diálogos se agotan, los temas no caben en el embudo de la discordia, los espacios de las mayorías se reducen; en definitiva, el problema se ahonda.

Los Ríos necesita un diálogo permanente, no de ocasión, porque la democracia genuina es plática constante como fin y medio a la vez de la realización humana en tanto que es convivencia. La democracia, pues, no es solo un mecanismo pragmático para regular el conflicto inevitable en todo paralelismo, sino el único sistema apropiado -moral antes que pragmático-, a la dignidad humana.

 

Por tanto, el diálogo fluminense debe ir más allá de la coyuntura, pues hay problemas que aún no se han podido solucionar, porque existen ansias y disyuntivas que se requieren superar, pero esencialmente el cómo lograrlo desde la participación ciudadana. El encuentro de voluntades, tiene la oportunidad de aprovechar las herramientas del diálogo para derrotar a la exclusión y abrir espacios para generar iniciativas relacionadas a las expectativas y necesidades de la gente.

 

En Los Ríos hay un ambiente propicio para dialogar, los consejos ciudadanos, gremios, asociaciones campesinas y agrícolas, organizaciones sociales y universidades, esperan ser convocados; no obstante que, el 90% de las personas no son agremiados y no pertenece a organización alguna.

K2_AUTHOR

Aldia.com.ec
Inicia sesión para enviar comentarios

 

 

 

 

 

.....................................................................................................

.

_________________________________________________________

optica

 

 

 

 

 

logop.fw

Teléfono: 052-780-787

mail: info@aldia.com.ec

Celular: 0997151726

whatsapp: 0997151726

Dirección: Quevedo vía Valencia a una cuadra del Banco Pichincha de San Camilo

Babahoyo C.C Bahía Calderón Av. 6 de Octubre.

Boletín de Noticias

Registrese y reciba las ultimas noticias en su correo