El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) presentó el libro: “Reconstuyendo las Cifras luego del sismo – Memorias”. Esta publicación de 228 páginas, detalla el trabajo impulsado por el Gobierno, sector por sector, luego del terremoto del 16 de abril de 2016, que afectó especialmente a las provincias de Manabí y Esmeraldas.

En el texto se puede encontrar, con detalle, varias cifras que dan cuenta de lo ocurrido y la manera cómo fue enfrentado desde diferentes instancias del país, como: los litros de agua entregados por cada tanquero en los albergues de las provincias de Manabí y Esmeraldas; el número de desaparecidos; la cantidad de militares, policías y socorristas movilizados; el porcentaje de afectación de las plantas de energía y el de hogares que se consideran damnificados; los metros cúbicos de demoliciones realizadas, entre otros.

El INEC también detalla que el terremoto no afectó el funcionamiento de las refinerías (Esmeradas, La Libertad y Shushufindi). Además, describe cómo, luego del sismo, los aeropuertos estaban operativos y las vías, en su mayoría, eran transitables.

Esos datos, como una memoria histórica, se detallan en este trabajo que fue presentado a la ciudadanía a propósito de cumplirse un año de una de las peores tragedias que enfrentó el país en los últimos 70 años. Según la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), el costo de la reconstrucción de las afectaciones en las provincias de Manabí y Esmeraldas superará los 3.300 millones de dólares. /GFS/El Ciudadano (I)

El Presidente Rafael Correa participó en la misa campal que se realizó en el Parque Central de Pedernales, en memoria de las víctimas del terremoto que azotó a gran parte de la Costa ecuatoriana hace un año.

 La liturgia oficiada por el arzobispo de Portoviejo, Lorenzo Voltolini, se centró en plegarias para continuar con la reconstrucción de las zonas afectadas y  en el compartir el pan con los demás. “Solo así podemos esperar el mundo nuevo y una vida mejor para todos”, exhortó el clérigo.

 De su parte, el Primer Mandatario precisó que el pasado 16 de abril golpeó al Ecuador la tragedia más grande de los últimos 70 años, destruyendo ciudades y cegando la vida  de 671 ciudadanos. “Siempre agradeceremos la solidaridad del pueblo ecuatoriano así como de países amigos que nos extendieron la mano”.

 Visiblemente conmovido recordó a los niños, jóvenes y adultos que perdieron la vida en esta tragedia que enlutó al país entero. “Por ellos nos comprometemos una vez, para que todos nuestros compatriotas tengan vida en abundancia, vida plena, vida digna, vida feliz”, enfatizó.

 Finalmente, el Presidente Correa destacó la labor de los servidores públicos, principalmente de los maestros, personal de salud y del sector eléctrico, quienes demostraron un verdadero compromiso con el país y prestaron servicio a los ciudadanos de manera oportuna tras el terremoto.

“El dolor lo hemos convertido en fortaleza, la tristeza en esperanza y la tragedia en renacimiento”,  expresó el Jefe de Estado. JV/El Ciudadano

El terremoto del 16 de abril de 2016 sacó a relucir no solo la fortaleza del pueblo ecuatoriano, sino también la oportuna reacción del Gobierno ante una catástrofe considerada como una de las peores experimentadas por el país en décadas. El sismo cegó 659 vidas y dejó daños por alrededor de 3.400 millones de dólares.

Luego de atender lo urgente (levantar albergues, dotar de vituallas y víveres, curar heridos, reestablecer las comunicaciones, etc.), el régimen se concentró en la reconstrucción de las zonas afectadas y la dotación en las zonas afectadas de una infraestructura mucho mejor que la que existía antes del movimiento telúrico de 7,8 grados en la escala de Richter.

Es así como casi un año después, la inversión desplegada en la zona llega a 2.410 millones de dólares. Este monto se desglosa en los siguientes rubros: en viviendas nuevas y reparadas, USD 508 millones; en vialidad, USD 431 millones; en nueva infraestructura educativa son USD 200 millones; en bonos de atención emergente, USD 102 millones; en salud, USD 170 millones de dólares; en regeneración urbana, USD 277 millones; en Agua Potable y Saneamiento, USD 83 millones; en electricidad, USD 135 millones; en infraestructura para la reactivación productiva, USD 86 millones; en créditos de la banca pública, USD 121 millones; compensación para los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD), USD 102 millones; en proyectos de los GAD, USD 86 millones; y en remediación ambiental, USD 109 millones.

La Secretaría Técnica de Reconstrucción destaca que se realizan nuevos estudios de infraestructuras afectadas por el terremoto, por lo que se ha considerado la incorporación de un crédito chino por 1.000 millones de dólares, como una nueva fuente de recursos para la reconstrucción. Con este dinero, explica la Secretaría, se financiarán obras de infraestructura educativa, hospitalaria y de regeneración urbana en ciudades como: Pedernales, Bahía de Caráquez, Jama, Canoa, entre otras. Esto, sin duda, aportará al turismo y la reactivación productiva sostenible. /GFS/El Ciudadano

Durante los días y semanas posteriores al terremoto del 16 de abril de 2016, las unidades del Ministerio de Salud Pública (MSP) atendieron 5.454 casos de emergencias y realizaron 17.841 intervenciones hospitalarias y ambulatorias.

Inmediatamente, con el apoyo de otras instituciones y países desplegó cinco hospitales móviles: uno en Portoviejo, dos en Chone, uno en Bahía y uno en Pedernales. También se trasladaron a la zona de desastre 19 unidades móviles generales, cuatro unidades móviles quirúrgicas y 52 ambulancias.

Ya en el mediano plazo, el MSP debió aplicar una estrategia de reconstrucción del sistema de salud en los sitios afectados, pues debido al sismo 13 establecimientos de salud no tuvieron capacidad inmediata para operar. Algunos de ellos incluso quedaron destruidos, como los hospitales de Chone y Bahía de Caráquez, en la provincia de Manabí, y el de Muisne, en la provincia de Esmeraldas.

Un año después, la movilización oportuna de recursos por parte del Gobierno Nacional permitió que, en la provincia de Manabí, los hospitales de Chone y Bahía de Caráquez estén listos para su reedificación y el de Manta para su repotenciación. También se terminaron ya los estudios para la construcción del Hospital Básico de Pedernales, con capacidad de 30 camas, y la repotenciación del Hospital Verdi Cevallos, en Portoviejo. Adicionalmente, en mayo culminará la repotenciación de la consulta externa del nuevo Hospital de Especialidades de Portoviejo, con capacidad para 528 camas.

En lo que respecta a los centros de salud, Manabí cuenta con cinco nuevos establecimientos: tres de tipo C, ubicados en las localidades de Manta, Tosagua y Chone; un centro de salud tipo B en Cojimíes; y uno de tipo A en Cheve Arriba, cantón Pedernales. Estos establecimientos se suman a los centros tipo A existentes en El Aromo, Bajo La Palma y La Mocora. Se tiene planificado para este año la construcción de cuatro centros de salud adicionales: tres de tipo B en Olmedo, El Carmen y San Bartolo; y uno de tipo A en Jipijapa.

Los centros de salud se diferencian entre A, B y C según el tamaño y ubicación de la población a la que atienden. Los de tipo A pueden ser urbanos y rurales, y atienden en sitios de hasta 10.000 habitantes; los de tipo B son urbanos y rurales, y están en lugares de hasta 50.000 personas; y los de tipo C son solo urbanos, sirven a poblaciones de hasta 50.000 personas y ofertan una mayor cantidad de servicios y especializaciones médicas.

Los resultados de esta acción gubernamental son evidentes. Antes del terremoto Manabí tenía 902 camas y ahora dispondrá de 1.337 camas. Además, el número de centros de salud se incrementó en cuatro veces.

“Fue un momento difícil que logramos superar y más con el nuevo centro de salud que está muy cerca de nuestro hogar, el cual ayuda a personas con diferentes problemas de salud. En mi caso tengo diabetes e hipertensión y requiero controles constantes. Antes tenía que trasladarme a lugares distantes para atenderme”, indicó Zoila Reinoso habitante de Tosagua.

En cuanto a la provincia de Esmeraldas, también se registran mejoras en atención y edificaciones. Con la nueva infraestructura hospitalaria, en Esmeraldas habrá un aumento del 50 por ciento en el número de camas, pues pasará de las 282 que había antes del sismo a 420 camas.

En este lapso, se entregó el Hospital Delfina Torres de Concha, con capacidad de 231 camas, y están por terminarse los centros de salud tipo B de Ónzole y tipo C de Muisne. Estos se sumarán a los cuatro centros de salud tipo C de San Lorenzo, Rioverde, San Rafael y Las Palmas.

Se tiene previsto la construcción de cuatro centros de salud adicionales: uno de tipo B en Atacames; y tres de tipo C en Borbón, Limones, y Muisne. Este último remplazará al Hospital Básico que se destruyó completamente.

Cabe destacar que a 12 meses de la tragedia el MSP brinda atención constante a los ciudadanos ubicados en albergues, refugios y comunidades, a través de los Equipo de Atención Integral de Salud (EAIS) desplegados en territorio. Los EAIS llevan también actividades de promoción, prevención, recuperación, rehabilitación y cuidados paliativos, además de atención prioritaria y ayudas técnicas necesarias para grupos vulnerables como niños, embarazadas y personas con discapacidad.

En este proceso, se reforzaron las acciones de control vectorial en todos los distritos priorizados. Esto implicó la realización de campañas de vacunación y el refuerzo de la vigilancia sanitaria para evitar la proliferación de epidemias.

Es así como el MSP nunca dejó de prestar atención en las zonas afectadas por el sismo, gracias a la activación inmediata de planes de contingencia./HP/El Ciudadano

A las 17:30 de hoy, domingo 16 de abril, se desarrollará una misa campal en el Parque Central de Pedernales, para recordar el primer año del terremoto de 7,8 que afectó a las provincias de Manabí y Esmeraldas y dejó un saldo de 671 fallecidos.

En el acto participará el Presidente de la República, Rafael Correa. Así lo anunció el sábado en el Enlace Ciudadano 519, desde la provincia de Santa Elena.

A propósito del primer aniversario de la tragedia, el Mandatario expresó que el “16 de abril, domingo de resurrección, también se cumple un año de esa tragedia, que puso a prueba de qué fibra estamos hechos los ecuatorianos; y demostramos que estamos hechos de la mejor fibra del mundo”.

Por otra parte, en todo el país se desarrollarán de manera simultánea otras misas campales para recordar a las personas fallecidas. / VM El Ciudadano 

En honor a los 671 fallecidos por el terremoto de 7.8 grados Richter, que se registró el 16 de abril del 2016, varias ciudades de la costera provincia de Manabí realizarán un minuto de silencio este próximo domingo, a las 18:58. A esa hora, hace un año, ocurrió la tragedia que dejó miles heridos, albergados y edificaciones afectadas en esta provincia, al igual que en Esmeraldas y otras provincias.

Para recordar el primer año de este evento, las autoridades manabitas organizan misas, caminatas, rezos y presentaciones artísticas en honor de las víctimas, a quienes participaron en las labores de rescate y que ayudaron de alguna manera a los afectados. Uno de esos homenajes es el que organiza el Gobierno Provincial de Manabí, denominado Mis Respetos Manabí.

Se trata de una presentación con varios artistas musicales y que, además, se transmitirá en vivo por la cuenta de Facebook de esta entidad. Para el domingo, también se ha previsto una misa y una marcha en honor a las víctimas en Manta. La caminata masiva se iniciará en la plaza cívica Eloy Alfaro a partir de las 16:00. Culminará en el parque de El Rosario con una eucaristía.

Después de la misa se develará un memorial con los nombres de los fallecidos. Luego, tras el toque de dianas se pedirá un minuto de silencio. En Pedernales, epicentro del sismo, se prepara la entrega de una ofrenda floral en el monumento a los caídos, a las 08:30 del domingo. A las 16:00, la Orquesta Sinfónica Nacional y el Coro Lírico de Montecristi darán una presentación. Y a las 17:30 será la misa campal en el Parque Central. En Portoviejo se hará a las 17:30 del domingo una misa campal entre las calles Pedro Gual, Chile y Ricaurte. A la misma hora que ocurrió el sismo el 16 de abril se lanzarán 2 000 globos blancos. (I) Fuente El Comercio 

La Policía Nacional, a través de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased), descartó la existencia una fosa común en Pedernales (provincia de Manabí), donde se habrían enterrado varios cuerpos de víctimas del terremoto del 16 de abril de 2016, destacó diario El Telégrafo en su versión web.

Según la nota, un ciudadano, oriundo de Pedernales, alertó sobre la presunta existencia de la fosa común en el cementerio Parque Los Samangos. Este dato se difundió a través de varios medios de comunicación manabitas.  Agentes de la Dinased, en coordinación con la Unidad de Criminalística y con la presencia del fiscal Manuel Caizaguano, y demás autoridades de esa ciudad, realizaron una excavación con maquinaria del Municipio de Pedernales, para corroborar que no existe dicha fosa común.

En las denuncias realizadas también se mencionó que existirían cuerpos de personas extranjeras que fallecieron a causa del sismo, las mismas que no habrían sido reconocidas ni entregadas a sus familias. La Policía indicó que este dato también fue descartado, ya que se realizaron todos los trámites legales correspondientes para ubicar a las familias de los extranjeros, así como el contacto y coordinación con las diferentes embajadas a fin de entregar dichos cuerpos.

Según la Policía, un año después del sismo no hay denuncias de personas desaparecidas por esta causa registradas en la Dinased. “Toda persona encontrada con o sin vida, fue plenamente entregada a sus familiares”, recalcó. La Dinased registró 223 denuncias de personas desaparecidas durante el terremoto del pasado 16 de abril, todos estos casos fueron atendidos de acuerdo con los protocolos y procedimientos legales./ VM/El Ciudadano (I) 

Aquellas imágenes de dolor y destrucción se revivirán en los ecuatorianos este domingo, al cumplirse un año del terremoto de magnitud 7,8 que dejó 671 muertos, unos 12.000 damnificados y 69.000 edificaciones afectadas, la mayor parte en Manabí y Esmeraldas. Fueron 42 segundos devastadores.

La ayuda básica y solidaria llegó enseguida, como las carpas que aún sirven como refugio en los albergues temporales administrados por el Gobierno, pero que cada día que pasa resultan más incómodas para decenas de damnificados.

Son 3.600 personas (930 familias) las que aún viven en 15 albergues (10 en Manabí y 5 en Esmeraldas), según el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) al 7 de abril.

Lídice Larrea, titular de esta cartera, destaca que estos refugios se convirtieron en hogares para los afectados.

Quienes viven en albergues de Pedernales, Jama y Canoa señalan que es un ‘techo’ donde reciben las tres comidas diarias, kits de aseo mensuales, atención de salud, apoyo pedagógico, servicios básicos, seguridad, y están agradecidos por ello. Pero hay quienes ya quieren salir: “Es una carpa pequeña muy calurosa donde solo tenemos las camillas en las que dormimos, era temporal pero ya es un año”, comenta Santa, quien vive junto con su esposo y siete hijos.

Tanto ella como sus vecinos viven con la esperanza de recibir las ‘casitas’, como las llaman con cariño, ofrecidas por el Ministerio de Vivienda (Miduvi). La noticia de que el domingo 16 entregarían las primeras casas de la urbanización Ciudad Jardín Nuevo Pedernales hace soñar de nuevo a los habitantes de Pedernales 1 y 2.

En el 1, donde hay 93 familias con 425 habitantes, la gente desconoce el listado de los beneficiados. “Aquí nos han tratado bien, pero no se puede estar adentro porque nos sofocamos, por eso salimos a ver en qué se puede trabajar”, dice Ramón Manzaba, quien convive con su esposa, cuatro hijos, su padre y un hermano.

A unos 150 metros de Pedernales 1 está la urbanización, la cual tendrá 368 departamentos adosados en bloques de cuatro unidades. El domingo se entregarán 48, afirma José Dávila, de la contratista Dugoler. Cien más se darán el próximo viernes 21 y hasta el 26 de mayo las restantes, afirma Dávila.

Hasta el 3 de abril, el Miduvi ha levantado 22.513 viviendas a nivel nacional y están en construcción 11.816 más.

La ministra Larrea ratifica que antes de que finalice el gobierno del presidente Rafael Correa se cerrarán todos los albergues, dando soluciones como una vivienda en un terreno urbanizado por el Estado, una casa en terreno propio o un bono de salida al momento de no aplicar a tener una vivienda.

En Canoa hay un campamento con 75 familias (308 personas), mientras que en Jama hay tres, en uno de ellos (Jama centro) viven 31 familias (120 personas). El 31 de marzo cerraron el albergue de El Matal, donde había 74 familias.

Felícito Leones, de 70 años, sale del albergue de Canoa a paso lento por una dolencia en las rodillas, el martes 11. “Ha sido duro (vivir ahí), (la carpa) es un horno, no se aguanta, por eso solo venimos a almorzar o solo a merendar y nos quedamos a dormir. Ya queremos que nos den las casitas”, expresa.

En cambio, los esposos Rígido Esmeraldas y Sebastiana Valencia se muestran agradecidos porque ya recibieron la construcción de su casa en su terreno, a fines de enero. “Estamos bien, la casa es pequeña pero cómoda”, dice Valencia. Ahora espera que cumplan con el ofrecimiento a sus tres hijos con sus familias.

En el albergue de Jama centro, Albania Solórzano, que padece de epilepsia, dice que ya quiere dejar atrás la carpa donde se acomoda con sus pequeños hijos. Afirma que hay algunas deterioradas y cuando llueve se forma un lodazal.

Fuera de los albergues hay familias que han recibido la construcción de viviendas en el terreno donde estaban sus casas; otras levantaron sus viviendas y locales con su esfuerzo, y algunas aún esperan por las ‘casas’ en chozas improvisadas o con toldas plásticas. (I)

Fuente El Universo

930
Familias
damnificadas por el terremoto están en 15 albergues, en Manabí y Esmeraldas.

Los servicios fueron de primera, la atención fue de primera... Vamos a terminar este periodo de gobierno del presidente Rafael Correa con cero albergues del terremoto...
Lídice Larrea, ministra del MIES

Mi hijo está en el albergue (Jama centro), yo sigo en mi casa. Del Miduvi vinieron el 15 de enero y dijeron que regresarían a construir la casa, pero no han vuelto.

Como respuesta al movimiento telúrico ocurrido el pasado 16 de abril de 2016 y ratificando su compromiso de apoyar al desarrollo de las comunidades en las que opera, GM OBB del Ecuador estableció inmediatamente un plan de acción ante la emergencia y diseñó un plan de reconstrucción integral en una de las comunidades afectadas en la provincia de Manabí. 

En ese sentido, el Proyecto de Reconstrucción y Desarrollo Integral que se ejecuta en el Cantón San Vicente, en la comunidad de Tabuchila, ha significado un impacto significativo para los más de 500 habitantes de la zona, no sólo por la rápida atención que permitió superar la emergencia, sino sobre todo porque estableció una nueva base para la recuperación y el desarrollo de las familias afectadas, a partir de su participación como actores de su propio desarrollo.

Para la ejecución del proyecto se establecieron lazos con la comunidad a fin de definir las prioridades de atención, los planes de acción y ejecución, la organización de mingas comunitarias para pintar casas, el arreglo de espacios comunales y la construcción de cerramientos. Además, hasta la fecha se han destinado más de 370 horas voluntarias por parte de los colaboradores de GM OBB del Ecuador para la coordinación y ejecución de obras de infraestructura comunitaria.

Esta iniciativa cuenta con el importante respaldo de aliados locales e internacionales, que han brindado su aporte para en conjunto mejorar la calidad de vida de las cerca de 150 familias de esta comunidad. Entre ellos se destacan empleados de GM Colombia, Brasil y Chile, Fundación Chevrolet Colombia, GM OBB del Ecuador (Comité de Empresa y Asociación de Empleados), Fundación Exelsior, AIG, ARCA, Autolasa - Fundación Galarza, Care Ecuador, OXFAM y Municipio de San Vicente.

 

Así, hasta la presente fecha el proyecto de desarrollo integral de la comunidad de Tabuchila ha logrado los siguientes resultados:

 Tabuchila - Fase I

Reconstrucción de viviendas:

· 30 familias reubicadas en sus casas reconstruidas

· 36 personas de Tabuchila empleadas en la construcción

· 85 pequeños proveedores de Manabí participaron en las obras

Infraestructura de agua y obras viales:

· Pozos excavados y sistema de conducción construido

· Junta de agua de la comunidad establecida

· Puntos de acceso al agua de riego completados (1/3)

· La construcción del sistema de agua ha requerido la mejora de las vías internas

 Infraestructura comunitaria y programas sociales:

· Puntos de recogida de residuos y horarios establecidos

· Polideportivo construido para uso comunal permanente

· Construcción de 2 aulas adicionales en la escuela de la comunidad, áreas y actividades recreativas

· Atención en salud preventiva con Cruz Roja, GPF y Ministerio de Salud

Generación de ingreso:

· Dotación de sistema de agua de riego para mejorar la producción agrícola

· Apoyo a la microempresa local de mujeres

· Reactivación de la tienda comunitaria

· Plan de emprendimiento para el 2017

Apoyo logístico

· Transporte de pallets desde la planta de GM OBB en Quito a Tabuchila : 8.880 Km totales recorridos.

(los pallets reciclados de la planta sirvieron como insumos en la construcción de las casas)

· Carga movida de pallets:  240 Toneladas

Voluntariado GM OBB:

· 370 horas voluntarias

El trabajo de GM OBB del Ecuador representa el compromiso de la compañía en el desarrollo sostenible del país y en apoyar la recuperación de las zonas afectadas por el terremoto. La familiaGM OBB del Ecuador, continuará sumando esfuerzos en el 2017 para apoyar al país, y en particular, a las 150 familias que forman parte del proyecto Tabuchila.

En Esmeraldas, la Ministra de Inclusión Económica y Social (MIES), Lídice Larrea, junto a la Vicepresidenta (e), Sandra Naranjo, visitó los terrenos de Portete y Chamanga donde se construyen viviendas para las familias damnificadas del terremoto. Hasta el momento, 180 están en proceso, 10 viviendas han sido entregadas a familias de mayor vulnerabilidad y 80 están por construir.

Asimismo, visitaron los albergues de Portete, Chamanga Uno y Dos, lugares que acogen a 769 personas y que conforman 196 familias damnificadas por el terremoto del 16A. Allí, se compartió con la comunidad gratos momentos. “Estamos felices y agradecidos con el apoyo del Gobierno, juntos nos levantamos”, expresó, Cecilia Ruano, quien es parte de las 1.650 personas que conforman las 425 familias atendidas en esta provincia en los 5 albergues.

“Las personas adultas mayores y con discapacidad serán las primeras en abandonar los albergues”, enfatizó la Ministra Lídice Larrea, quien mediante su visita reafirma el compromiso que mantiene la cartera de Estado, al dar seguimiento y atención oportuna a los ciudadanos.

El MIES atiende a la población afectada por el terremoto, a través de bonos de Acogida, Alquiler, Alimentación y Créditos de Desarrollo Humano para emprendimientos, los cuales superan los 122 mil dólares de inversión.

En Esmeraldas, 55 % de los CDH son asociativos y 45 % individuales. En total, se han iniciado 184 emprendimientos en Manabí y Esmeraldas. Los créditos han sido empleados en: 89 % en emprendimientos agropecuarios, 6 % en servicios y 5 % en comercio; lo que permite generar nuevas fuentes de ingreso económico. (I) 

Página 1 de 47

 

 

 

 

.....................................................................................................

.

_________________________________________________________

logop.fw

Teléfono: 052-780-787

mail: info@aldia.com.ec

Celular: 0997151726

whatsapp: 0997151726

Dirección: Quevedo vía Valencia a una cuadra del Banco Pichincha de San Camilo

Babahoyo C.C Bahía Calderón Av. 6 de Octubre.

Boletín de Noticias

Registrese y reciba las ultimas noticias en su correo